TECNOLOGÍA

ChatGPT: Un año de atracción y decepción

No sorprenderá que 2023 sea reconocido como el inicio de la era de la inteligencia artificial. ChatGPT ha marcado 12 meses de cambio, generando debates sobre usos, regulación y posibles riesgos.

Aunque no es una tecnología nueva, su visibilidad actual plantea preguntas sobre control y transparencia en su desarrollo, desde el optimismo hasta la preocupación por posibles consecuencias negativas.

En un año, la inteligencia artificial ha avanzado significativamente, y aunque para algunos la inteligencia artificial general sigue lejos, otros creen que estamos cerca de alcanzarla.

Varios analistas sugieren que este episodio anticipa la posible salida de Ilya Sutskever, cofundador y científico en jefe de OpenAI.

Al formar parte de la junta, Sutskever denunció falta de transparencia en el desarrollo de la IA y ChatGPT, lo que contribuyó a la pérdida de confianza en Sam Altman y su posterior despido.

Te puede interesar leer: Elegancia y estilo a lo ChatGPT

Altman afirmó recientemente que el equipo de liderazgo, conformado por Mira, Brad, Jason, Che, Hannah, Diane, Anna, Bob, Srinivas, Matt, Lilian, Miles, Jan, Wojciech, John, Jonathan, Pat y muchos más, está capacitado para liderar OpenAI en su ausencia.

Bret Taylor, presidente de la empresa, indicó que, en representación de la Junta de OpenAI, se dedican a mejorar la gobernanza corporativa de la organización.

ChatGPT tras un año de disrupción

Los analistas afirman que la mayoría ha experimentado conviviendo con la IA. Según Mariela Reiman, experta en Medios Digitales y Derechos de Infancia y Adolescencia, la IA no es mágica ni controlará a los humanos en el futuro previsible.

ChatGPT. magazinealdia.com

El 2023 fue el año del CHATGPT de la Inteligencia Artificial.

Reconocemos la diferencia entre inteligencia y comportamiento inteligente, comprendiendo que procesar, predecir y generar información no equivale a pensar, razonar o sentir.

Persiste el debate sobre los aspectos positivos y negativos de la IA, su dualidad. A medida que la IA se expande, es crucial garantizar beneficios generales y prevenir riesgos que afecten los derechos, especialmente los de niños y adolescentes.

«A un año de la llegada de ChatGPT, reconocemos que no es magia ni ciencia ficción; es una realidad permanente.

Ante esto, la clave es la educación: empoderar a estudiantes para interactuar con sistemas de IA, evaluar, iterar, discernir, decidir y abordar desafíos éticos.

Estas habilidades son esenciales hoy y fundamentales para su vida digital futura».

Visita nuestra sección de Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *