CURIOSIDADES

¿Cómo encontrar el Punto G?

El punto G es todo un misterio que te ayudaremos a desvelar. Nuestro objetivo es que disfrutes plenamente tu vida sexual, que mejore la apariencia de tu piel, que tu nivel de estrés disminuya y que te sientas feliz todo el día. Para esto, tener orgasmos ayuda.

¿Sabías que solo el 18% de las mujeres logran llegar al orgasmo por medio de la penetración únicamente?  Es decir, sin la ayuda de las manos, la boca o juguetes sexuales. Los orgasmos femeninos son más frecuentes si durante el acto sexual se estimula el clítoris.

¡No has experimentado orgasmo vaginal! El punto G puede ser la clave del éxito, lo que garantice que logres el objetivo durante la penetración.

Cabe destacar, que algunos científicos dudan de la existencia de los orgasmos vaginales, por eso puede resultar complicado identificar qué es realidad y que es ficción.

¿Es real el punto G?

El punto G femenino es la clave para los orgasmos

No hay un mapa que te indique dónde está el punto G.

La doctora Beverly Whipple descubrió el punto G o punto Gräfenberg. El descubrimiento fue en medio de un movimiento, con los dedos a lo largo del interior de la vagina. Notó que había una respuesta física y determinó que podría tratarse del punto clave para lograr orgasmos durante la penetración.

Anatómicamente el punto G no es una parte en particular de tu cuerpo. De hecho, expertos en la materia han intentado localizarlo sin éxito. No hablamos de un punto separado de la vagina, se trata de una parte en el área clitoral.

Quiere decir que, cuando se estimula el punto G, en realidad se está estimulando parte del clítoris.

¿Cómo encontrarlo?

No hay un mapa que te indique dónde está el punto G. Es difícil de encontrar, pero no imposible. Lo más recomendable es que se busque durante la autoexploración y no durante el acto sexual.

Lo primero que debes hacer es relajarte. Explora tu cuerpo y en el proceso, haz lo que sienta genial y te guste.

Una vez relajada, antes de insertar tus dedos o un juguete sexual, masajea con suavidad la abertura de tu vagina.

Posteriormente, usando tus dedos o un dildo o juguete, sube en dirección al ombligo haciendo un movimiento que se denomina “Ven acá”. Debes repetir el movimiento a medida que tengas sensación.

Recuerda que no se trata de un movimiento de entrada y salida, debes poner toda tu atención en esa zona en particular.

Es importante destacar que no todas encontramos satisfacción estimulando el punto G, pero no hay problema. En ese caso, recuerda que la masturbación es totalmente normal y saludable si se integra en tu relación.

Posiciones sexuales para estimular el punto G

Hay algunas posiciones que puedes practicar durante el acto sexual, que funcionan para estimular el punto G. Por ejemplo, las que te permiten tener más control de tus movimientos.

A continuación, las mejores posiciones para encontrar el punto G y tener un súper orgasmo vaginal.

Estilo perrito

La penetración suele ser más profunda con esta posición, además pueden variar el ángulo para estimular el punto G.

Inicia la posición sobre tus manos y rodillas con tu pareja justo detrás. Intenta inclinar tu cuerpo sobre tus antebrazos durante la penetración o cambia el ángulo empujando tus caderas hacía atrás. La idea es que encuentres la posición que te haga sentir más satisfecha.

Misionera cerrada

Esta es una versión mejorada de la clásica posición del misionero. La estimulación es mayor sin necesidad de una penetración profunda. Inicia de espaldas, en la clásica posición antes de juntar tus piernas.

Las piernas de tu pareja deben montar tus piernas, lo que te hará sentir más presión. Con esta posición la penetración no es tan profunda, pero el objetivo es que se produzca fricción contra el punto G.

En resumen, encontrar el punto G no es fácil, tampoco es imposible y mucho menos es un indicativo de que tu vida sexual será perfecta, pero puede ayudar a que te sientas bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *