BELLEZA

Cómo utilizar miel para reducir cicatrices del acné

El acné es común en todos los tipos de piel, causando inseguridad. Buscamos soluciones en medicamentos y remedios naturales para combatirlo, entre ellos está la miel. 

Eliminar los granos puede resultar en cicatrices o manchas, especialmente si se exprimen. La recomendación clave es consultar a un dermatólogo para identificar las causas subyacentes: hormonales, premenstruales, etc. 

Si necesitas una ayuda adicional para limpiar tu piel, en De Última te explicamos cómo la miel puede ayudar a combatir las marcas causadas por el acné. 

¿Cuáles son los beneficios de la miel para la piel? 

Además, ofrece múltiples beneficios para la piel. Rica en vitaminas A y B, favorece la regeneración de los tejidos dérmicos, mejorando notablemente su aspecto. 

Además, según Mayo Clinic, la miel posee propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que contribuyen a prevenir el acné.  

Miel. magazinealdia.com

La miel contiene también enzimas naturales que eliminan bacterias y previenen la acumulación de células muertas.

También contiene enzimas naturales que eliminan bacterias y previenen la acumulación de células muertas. 

No obstante, su contribución principal a la reducción de cicatrices radica en su contenido antioxidante.  

Según 3 Bee, la miel más oscura ofrece un valor antioxidante superior para retardar el envejecimiento. 

Por último, actúa como un excelente hidratante natural. Al utilizarla en mascarillas, garantizamos un cutis suave y radiante. 

¿Cómo usar miel para reducir cicatrices del acné? 

En el mercado, hay diversos productos para el cuidado de la piel que contienen miel como ingrediente principal.  

Miel. magazinealdia.com

La miel natural trae consigo una variedad de beneficios para nuestra piel.

Para tratar las cicatrices del acné de manera suave, una mascarilla es la opción más recomendable. 

Ingredientes: 

2 cucharadas de miel. 

1 cucharada de canela. 

Procedimiento: 

En un recipiente, mezcla miel y canela hasta formar una pasta. 

Con la piel limpia, aplica la mascarilla en tu rostro y deja reposar de 10 a 15 minutos. 

Enjuaga tu cara y seca suavemente con una toalla. 

Aplica hidratante y protector solar. 

Hay que recordar que todas las pieles son diferentes, por lo que debes tener precaución al aplicar miel o cualquier otro producto en tu rostro. Si al utilizar la mascarilla sientes irritación, retira la mezcla y enjuaga rápidamente. 

 Visita nuestra sección de Belleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *