SALUD

Dieta: ¿Cómo evitar el efecto rebote?

El efecto rebote se convierte en un obstáculo para numerosas dietas, especialmente aquellas que prometen una rápida y significativa pérdida de peso

Por lo tanto, si has perdido algunos kilos, ¡felicitaciones! Este logro beneficiará mucho a tu salud en el presente y en el futuro.

A pesar de que para muchas personas lograr adelgazar no es solo verse bien, sino que a veces es cuestión de salud.

El temor más común que padecemos una vez que logramos tener el peso ideal luego de concluir cualquier dieta, es el famoso efecto rebote.

Es decir, recuperar total o parcial esos kilitos perdidos. Es por ello, que después de varios meses de sufrimiento, lo que deseamos es mantener ese peso.

En este post te damos algunos consejos para mantener ese peso que lograste con tanto esfuerzo.

También te puede interesar leer: Adelgaza con la dieta flexitariana

Debemos tener presente realizar actividades físicas regularmente y así evitar el efecto rebote.

Consejos para evitar un efecto rebote

Aquí están 10 consejos que podrían ayudarte a mantener ese peso después de una larga dieta que seguro lograste con muchos esfuerzo y sacrificio, porque las dietas no son fáciles de cumplir.

Control de las cantidades: Puedes comer lo que quieras, pero teniendo en cuenta siempre llevar el control de las cantidades que ingieras. Pero, ocurre, que pensamos que por comer un poco más no alterara nada. Pero esos “pocos” se van sumando.

Consumir frutas: Debes mantener el consumo de frutas, en especial en las meriendas, siempre teniendo en consideración las cantidades.

Por cierto, un programa alimenticio  de los más eficaces y beneficios para la salud es la dieta antiinflamatoria para prevenir inflación crónica. Este programa prioriza el consumo de frutas y vegetales.

Comer más legumbres: El consumo de legumbres no debe faltar, una o dos veces a la semana puede sustituir la carne, el pescado o principalmente la pasta.

Masticación lenta: Masticar muy lento los alimentos, una de las reglas. También es recomendable beber dos vasos de agua antes del desayuno, almuerzo y cena. Esta acción diaria te ayudará a perder algunos kilos más.

Eliminar las bebidas super calóricas: Estos productos contienen altas cantidades de azúcares por lo que debemos evitarlos. También, se debe restringir el consumo de vino.

Disminución de la ingesta dulces: Para no eliminar totalmente los dulces, se puede consumir uno o dos veces a la semana, pero siempre cantidades pequeñas.

Evita “picar” entre horas: Si por casualidad tienes sensación de hambre, puedes optar por frutos secos, alguna fruta o también, los snacks y barritas de la nutritivas sin exceso.

Preparar comidas a vapor: Como sugerencia, debes preparar las comidas mediante cocciones ligeras como a vapor, plancha o en el microondas. Es aconsejable también no consumir salsas o en poca cantidad.

Ejercicio físico: La actividad física es muy importante, simplemente dedicarte a caminar unos 30 minutos cada día sería lo recomendable

Conceder un antojo: Matar un antojo de vez en cuando no perjudica el peso, siempre que controles las cantidades y que al día siguientes reanudes los hábitos alimenticios y le agregues ejercicio extra. Tener alimentos prohibidos nos hace pecar más rápido.

Te recomendamos alejarte de las grasas saturadas, de los carbohidratos, de la azúcar refinada, y busca el equilibrio entre cuidar tu salud y el placer de comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *