SALUD

Disautonomía: Más que una fatiga

Las imágenes están sujetas a los derechos del autor.

La falta de fuerza, desmayos, mareos, cefaleas, sueño, falta de aliento, como también insomnio, son parte de los síntomas de la disautonomía.

Primeramente, es una condición que refiere a varias afecciones médicas que causan un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo (SNA).

Por lo tanto, implica que el SNA no está realizando adecuadamente las acciones que el cuerpo hace de forma automática, como:

  • Presión arterial
  • Frecuencia cardíaca
  • Respiración
  • Temperatura corporal
  • Digestión
  • Transpiración
  • Micción
  • Respuesta Sexual.

Por ello, cuando presentamos un problema en la función de control de la presión arterial al ponernos de pie y otros síntomas se le llama disautonomía.

Afecta a mujeres jóvenes

Al mismo tiempo, este trastorno puede afectar a cualquier persona, sin embargo, las mujeres jóvenes son las más propensas, aunque aún no está claro por qué sucede.

Los síntomas de la disautonomía se puede confundir con otros males.

El doctor Christián Karmelic, cardiólogo de Clínica Las Condes, Santiago de Chile explica que la disautonomía se puede manifestar de muchas maneras, siendo la más común la sensación de debilidad y mareo.

“Los pacientes sienten que le falta fuerza o se le acaba la energía, también sueño durante el día, o en ocasiones cefaleas frecuentes”, indica el especialista.

Algunos de estos episodios son agudos y se manifiestan por fatiga y debilidad de rápida aparición, sudoración, y en ocasiones pérdida de la conciencia, agrega.

“Habitualmente, luego de un episodio de algunos de estos o la pérdida de conciencia, el paciente se recupera lentamente con mucha sensación de cansancio”, dice.

Al mismo tiempo, indica que, por compartir estos síntomas, suele ser confundida con otras enfermedades como la anemia, hipoglicemia, e incluso la depresión.

Recomendó, que el paciente sea valorado para descartar otras patologías antes de hacer diagnóstico de disautonomía.

Otro factor, podría ser común es la historia familiar, es frecuente en personas más delgadas o puede aparecer luego de un adelgazamiento extremo, por ejemplo, posterior a cirugía bariátrica, señaló el Dr. Karmelic.

¿Cuál es el tratamiento?

Por lo tanto, en la mayoría de los casos, el tratamiento no incluye medicamentos, pues se indican recomendaciones muy básicas.

Entre las que mencionó están aumentar la ingesta de líquidos, evitar el ayuno, mucha actividad física, y mejores hábitos alimenticios, y muchos otros.

Finalmente, agregó que es importante que las personas tengan la capacidad de encontrar los problemas que pueda estar originando este padecimiento.

Lo más recomendable es acudir a un médico, ya que los factores que desencadenan la Disautonomía pueden manejar las respuestas de un problema en el cuerpo.

¡Si te gustó este post informativo compártelo con alguien más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *