BELLEZA

El Ácido mandélico, ¿Para que sirve?

Las imágenes están sujetas a los derechos del autor.

De la fiebre por la vitamina C al ácido hialurónico, ahora llega la tendencia y el furor por el ácido mandélico. Quienes lo han elegido en su rutina para el cuidado de la piel, saben lo que hacen.

Al parecer, las personas cada vez toman más consciencia del cuidado de la piel y las necesidades que esta requiere, por eso eligen lo mejor para verse joven, y sin imperfecciones.

Primero, el ácido mandélico se extrae al calentar un extracto de almendras amargas disueltas en ácido clorhídrico y su nombre se deriva de la palabra alemana «mandel», que significa «almendra».

Ciertamente, el ácido mandélico disminuye la profundidad de las líneas de expresión, proporcionando a la piel un aspecto juvenil, porque humecta y exfolia.

¿Para qué sirve?

Retrasa el envejecimiento. El ácido mandélico estimula las células, favoreciendo la renovación de la piel y conserve durante más tiempo su aspecto juvenil y lozano.

Aclara la piel. Debido a su efecto blanqueador, aclara las manchas producidas por exceso de pigmentación.

El ácido mandélico disminuye la profundidad de las líneas de expresión.

Hidratante labial. Previene y elimina las molestas resequedad y grietas en los labios.

Peeling. Ayuda a tratar las imperfecciones de la piel, eliminando las células muertas. Las leves descamaciones durante el tratamiento pueden ocultarse con cremas hidratantes.

Propiedades del ácido mandélico

Entre las propiedades que lo hacen tan destacable en los tratamientos de belleza son las siguientes:

Menos irritante. Gracias a que el ácido mandélico tiene más estructura molecular que otros ingredientes como el ácido glicólico, se absorbe lentamente a través de la piel y causa menos irritación.

Anti bactericida. Elimina las bacterias de la piel, y lo convierte en un ingrediente idóneo para tratar problemas de la piel como el acné. Además, de exfoliarla, elimina las marcas que deja el acné.

Inhibe el crecimiento de la melanina. Ayuda a blanquear las manchas y corrige los tonos desiguales en la piel.

Humectante y exfoliante. Elimina las capas superficiales de la piel y ayuda a rellenar las arrugas y las líneas de expresión y también evita el envejecimiento.

Absorción lenta. Debido a que su estructura molecular es diferente, la piel lo absorbe lentamente, y no genera irritación. Y lo hace ideal para las pieles sensibles.

Poderoso antioxidante. Combinado con la vitamina C, el ácido mandélico hidrata y mantiene la piel joven y tersa.

No es fotosensibilizante. Se puede utilizar en peelings incluso durante el verano, debido a que no genera manchas por la exposición solar. Sin embargo, recomiendan usar protectores solares.

Acción depigmentante. Otra de las propiedades del ácido mandélico es que blanquea la piel, inhibiendo la producción de melanina.

Piel sensible. Debido a que es menos irritante que otros ácidos, es recomendado para personas con piel sensible. El peeling con ácido mandélico puedes hacerlo en cualquier época del año, incluso en el verano.

Efectos secundarios

Como cualquier ingrediente cosmetológico se debe utilizar con precaución en dosis seguras y bajo supervisión. El ácido mandélico no tiene efectos secundarios. Igualmente, se debe tomar algunas precauciones tales como:

  • Cuidarse del sol.
  • Proteger los ojos.
  • Posible enrojecimiento.
  • Embarazo y lactancia.
  • Piel bronceada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *