SALUD

Lactancia prolongada: ¿buena o mala?

La imagen está sujeta a los derechos del autor.

La leche materna es una fuente de micronutrientes y macronutrientes, especial para la alimentación del bebé.

Sin embargo, a partir de los 2 años, las madres tienen dudas sobre si es nutritiva o buena para los niños de esa edad.

¡Buena noticia! Si es nutritiva, le dicen lactancia materna prolongada. Pero, debe ser combinada con alimentos sólidos a base de una dieta variada y equilibrada.

Por lo tanto, en los niños mayores, la leche materna aporta un 33 por ciento de las calorías diarias, por lo que su función sigue siendo buena para ellos.

Leche materna sin interrupción

Al mismo tiempo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las sociedades científicas como la Asociación Española de Pediatría (AEP), recalcan la lactancia materna exclusiva hasta los bebés de 6 meses.

La lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses.

Sin embargo, no hay límite para la interrupción de la lactancia, sino que deben ser la madre y el hijo quienes lo decidan después de los 24 meses, según las recomendaciones de la OMS.

Por otro lado, la lactancia materna prolongada tiene muchos beneficios psicológicos como la creación de un apego positivo para los hijos, especialmente en niños mayores de 6 meses.

Expertos de Rioja Salud, detalla sobre las ventajas de la lactancia materna prolongada de como disminuye la prevalencia de obesidad en la infancia.

Además, brinda protección a la diabetes tipo 1, como también alivia sus frustraciones, y menor riesgo de desórdenes de conducta y de ansiedad.

Lactancia como método de calma

Ese momento de relajación y seguridad que crea la lactación, hace que muchas madres lo utilicen para calmar los sollozos de los niños.

Mientras tanto, la lactancia puede ser usada como un método que le de seguridad y confort al niño. Por ello, si es una lactancia, donde los dos quieren, no hay ningún problema, aseguran los especialistas.

Llegó la hora del destete

En primer lugar, los especialistas aconsejan que la madre tiene que estar decidida y a la vez entender que será normal que el niño llore.

Por lo tanto, el destete no debe ser abruptamente interrumpido. El proceso debe ser gradual y progresivo, según las necesidades del bebé y la madre

Al mismo tiempo, para el lactante, después de un periodo de 2-3 años la madre debe afianzar otra forma de que el niño pueda tomar leche en una taza, vaso o biberón.

Y, de esta manera, lo ayudará a que se sienta seguro cuando precise apego con otra forma de tomar su alimento.

Ciertamente, con la incorporación de las madres al mundo laboral, puede ser puntual un destete más rápido de lo normal, pero se debe evitar en todo momento una interrupción brusca.

Beneficios para la madre

La lactancia materna prolongada no solo protege la salud del niño como ya lo mencionamos, sino que amamantarlo durante más allá de los 6 meses también es una actividad saludable para la madre.

Por ello, se ha comprobado que proporciona los siguientes beneficios:

  • Protege del cáncer de ovario y mama
  • Reduce el riesgo de diabetes
  • Protege de la osteoporosis
  • Ayuda a mantener el peso
  • Disminuye el riesgo de varias enfermedades

Mitos sobre la lactancia prolongada

Finalmente, llegamos al tema sobre los mitos que existen sobre la lactancia prolongada, desde que no es bueno psicológicamente para el niño, que lo hace dependiente de la madre, hasta que la salud o el peso de la madre se ve comprometida.

Al respecto, los conocedores de este tema dicen lo contrario, amamantar más allá de los dos años no supone ningún riesgo ni para el niño ni para la madre, ni físico ni psicológico para ninguno de los dos.

Ningún estudio lo ha demostrado. Por lo tanto, la lactancia materna en niños mayores se debe hacer o interrumpir hasta que los dos quieran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *