SALUD

Bebés arcoíris: ¿Por qué se les llama así?

Las imágenes están sujetas a los derechos del autor.

Los bebés arcoíris llegan después de perder a un hijo. Y cuando nos describimos a pérdida, también incluimos el aborto.

Ciertamente, las ilusiones de sus padres se derrumban y el dolor los embarga de una forma inevitable.

Sin embargo, tras la tormenta luego sale el sol; y, en ocasiones, tras una pérdida perinatal, llegan los bebes arcoíris.

Este término no está reconocido científicamente, es el término que se utiliza para llamar aquellos bebés que nacen tras una perdida.

Por lo tanto, llegan para renovar la esperanza y las ilusiones en sus progenitores, para llenar sus días de luz tras la oscuridad.

¿Quiénes son los bebés arcoíris?

Como hemos comentado, básicamente son aquellos que nacen sanos después que la familia perdió un hijo anterior.

Bebés arcoíris. Magazinealdia.com

Los bebés arcoíris llegan con luz propia y mucho amor para dar

Es por ello, que su nombre es símbolo de esperanza y nuevas alegrías. Y esto exactamente lo que significa para sus padres.

De acuerdo con algunas corrientes espirituales, estos niños poseen algunas características como:

  • Son amorosos, bondadosos y compasivos.
  • No son rencorosos.
  • Son sensibles y se preocupan por los de su entorno.
  • Tienen mucha capacidad para gestionar sus emociones.
  • Son capaces de perdonar fácilmente.
  • Son creativos y determinados.
  • Aprenden con facilidad y se pueden destacar fácilmente.
  • Son enérgicos, activos y valientes.
  • Nacen en familias armoniosas y funcionales.

No son sustitutos ni reemplazos

Dada la característica de estos niños que nacen después de la pérdida, es importante recalcar que no son sustitutos ni vienen a llenar vacíos.

Por este motivo, es muy importante que los progenitores pasen su duelo antes de buscar un nuevo embarazo.

Ocurre que los allegados en un intento de ayudar animen a la pareja a tener otro hijo, pero esto no es nada positivo.

Al hacer esto, los padres se están negando de sentir dolor por esa pérdida.

Además de forzarlos a borrar la historia de ese hijo que, aunque no llegó a nacer, o a vivir, fue deseado, esperado y amado.

Con el tiempo, estarán condenando al nuevo bebé a cargar con vacíos, que no le corresponde. Es importante respetar esa etapa de dolor.

Si este proceso no se cumple, con un nuevo embarazo, la madre sentirá culpa. Debido a que siguió adelante con un nuevo bebé.

Además, es posible que estos sentimientos tiñan la crianza de este bebe arcoíris, limitándole con la sobreprotección.

La calma tras la tormenta

Aunque sea una realidad silenciosa, la perdida está mucho más presente de lo que creemos.

Ciertamente, llegará un nuevo embarazo y esto sin duda alguna generará emociones encontradas.

Es normal que, los padres teman sufrir una nueva pérdida, pero a la vez se sientan felices con la llegada del nuevo bebé.

Afortunadamente, los embarazos de bebes arcoíris resultan sanadores; y, tenerlos al fin en brazos, supone la calma y la felicidad para toda la familia.

Con frecuencia, los bebés arcoíris se convierten en maestros de amor, bondad y de alegría, además de que están llenos de pureza.

¡Si te gusto este artículo puedes compartirlo con alguien más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *